Noticias y Actualidad

Home Noticias Cruz Blanca Obesidad: cómo tratan los médicos la enfermedad crónica que afecta al 25% de la población

Obesidad: cómo tratan los médicos la enfermedad crónica que afecta al 25% de la población

Miércoles, 3 Marzo, 2021 Comentarios

  • Tras un año de la irrupción de la COVID-19 en la escena mundial, la Organización Mundial de la Salud conmemora este jueves 4 de marzo el Día Mundial contra la Obesidad para concienciar sobre lo que se ha catalogado como la epidemia del siglo XXI.

Según la OMS, la cifra de afectados por sobrepeso alcanza los 1.900 millones de personas en todo el mundo, de las cuales 650 millones son obesas. Dicho de otra forma, el 39% de la población adulta tiene sobrepeso y el 13% sufre obesidad, una enfermedad que provoca alrededor de 4 millones de muertes anuales.


En España, el ritmo de crecimiento de la obesidad es ya tan acelerado como en Estados Unidos, posicionándolo en el segundo puesto por número de casos en Europa. A día de hoy, el 35% de la población presenta problemas de sobrepeso y el 25% son obesos, causa por la que mueren más de 100.000 personas al año.


'image'


Obesidad: la enfermedad de enfermedades


El doctor Gastone Zucchiatti, médico de la Unidad de Obesidad y Control de Peso de CreuBlanca, destaca la importancia de abordar la obesidad como cualquier otra enfermedad crónica, en lugar de hacerlo como si se tratase de un problema estético.


“La obesidad es el origen de múltiples problemas de salud, tales como la hipertensión arterial, la diabetes, la patología renal crónica, la enfermedad coronaria, la artritis e incluso el cáncer”, señala Zucchiatti. “Por lo tanto, si destinamos recursos a diagnosticar y tratar la obesidad también estamos contribuyendo a frenar el avance de otras patologías asociadas”, añade.


El exceso de grasa oprime los principales órganos y deforma huesos y articulaciones. Se calcula que por cada exceso de diez kilos, el paciente cuenta con un año menos de vida.


'image'


La obesidad es una enfermedad multifactorial en la que intervienen múltiples agentes biológicos que no dependen únicamente de la alimentación y el ejercicio físico. “La genética, la composición corporal, el metabolismo, la gestión del estrés y los trastornos intrínsecos del sueño son factores que predisponen a ganar peso y a ser incapaces de mantenerlo”, agrega Zucchiatti.


Acudir a un médico en lugar de a un nutricionista


Al tratarse de una enfermedad, esta debe ser evaluada por un médico. “El nutricionista es un profesional que puede contribuir al tratamiento de la obesidad, ya que la dieta y el deporte son dos elementos claves para el tratamiento de la misma, pero el médico es quien dispone del conjunto de herramientas para abordar la enfermedad en su completa dimensión”, explica Zucchiatti. “Además, la mayoría de médicos especialistas en obesidad también cuentan con estudios en nutrición”, aclara.


Sin embargo, el 80% de los pacientes obesos optan por prescindir de ayuda médica especializada e intentan solucionar el problema por cuenta propia.


“Muchas personas, por desesperación o por falta de información, recurren a planes nutricionales y a fármacos que pueden poner en riesgo su salud. La mayoría de estos métodos aparentemente milagrosos producen alteraciones nutricionales y cambios en la composición corporal que sólo conducen a la pérdida de masa muscular y al conocido efecto yo-yo”, explica Zucchiatti.


'image'


Transcurso de la consulta de obesidad


Después de realizar una historia clínica completa y personalizada, donde se tienen en cuenta los antecedentes familiares y personales, el médico procede al estudio antropométrico. Este comprende una serie de pruebas diagnósticas que permiten evaluar el estado de salud general del paciente, sobre todo a nivel óseo, muscular y nutritivo.


Índice de Masa Corporal (IMC)


El Índice de Masa Corporal (IMC) es el indicador más conocido para diagnosticar la obesidad y se obtiene dividiendo el peso de la persona entre la estatura al cuadrado. “Si el resultado obtenido oscila entre el 25 y el 30 significa que existe sobrepeso, mientras que si es mayor de 30 hablamos de obesidad”, destaca Zucchiatti.


Test de Bioimpedancia


El Test de Bioimpedancia permite medir el porcentaje de grasa que se encuentra entre la piel y los órganos, así como el porcentaje de músculo y agua corporal. Esta prueba se en todas las sesiones a las que acuda el paciente para medir su grado de evolución y respuesta ante el tratamiento.


Análisis de sangre


El médico puede solicitar la realización de pruebas analíticas para evaluar otros parámetros relacionados con la obesidad que están causando este aumento de peso, como por ejemplo la presencia de colesterol o diabetes.


Tratamiento para la obesidad


En el caso que las pruebas diagnósticas sean positivas, se planteará un tratamiento específico y personalizado. El tratamiento se diseña en función de las causas que han conducido al desarrollo de la patología, fijando un objetivo específico para lograr el peso ideal.


'image'


Entre las opciones más comunes, se encuentra la creación de un plan nutricional personalizado y la orientación sobre actividades físicas. Este plan puede ir adaptándose en función de cómo responde cada cuerpo.


En las sesiones de seguimiento el médico puede evaluar cómo evoluciona el paciente, tanto a nivel físico como mental.


La duración de la terapia para perder peso dependerá de la situación clínica de cada paciente. “En general, la mayoría logran perder peso desde el primer mes de tratamiento”, destaca Zucchiatti.


En la Unidad de Obesidad y Control de Peso se trata la obesidad desde el interior, estudiando el funcionamiento del organismo y evaluando el tratamiento al que mejor responde cada cuerpo. De esta forma se consigue erradicar la obesidad y las patologías asociadas a la misma.


Pide cita y consulta tu caso.



Comenta esta noticia